SEGUIDORES

25 abr. 2013

Maratón de Madrid y la Mala suerte


 
No soy supersticioso, trae mala suerte, pero en este puñetero 2013 estoy batiendo todos los records habidos y por haber en cuanto a mala suerte se refiere, ¿falta mucho para navidad??
No me gusta ser, ni estar en plan quejicoso, eso de transmitir malas vibraciones como que no, entre otras cosas porque siempre se puede estar peor de lo que se está, pero que leche!! También Mejor!!, y es que, últimamente no corro, no entreno, no hay carreras, no hay salidas con los colegas, no hay planes, no hay deportes alternativos, joder no hay nada y si no hay nada.. ¿De qué hablo?,  ¿qué escribo? , Pues de las lesiones que también son parte del running.
Dicho queda, lo siento pero si no lo cuento reviento, ahí va:

12 abr. 2013

Cross subida al Piélago

Sábado noche, no estoy yo para fiestas y salidas nocturnas, de hecho las últimas creo que fueron con el frontal en la cabeza, los bastones en las manos y trotando por el monte… Aunque últimamente ni para fiestas ni para correr, menos mal que la cabeza todavía funciona, y de vez en cuando se enciende la lucecita: mañana es siete de Abril, me suena esa fecha, tiro de apuntes y en efecto, hay carrera.
Sí bueno, el dolor de espalda sigue ahí, no mejora, es cierto, pero tampoco empeora, aunque también es cierto que molesta/duele lo mismo camine o permanezca sentado.
Me inscribí hace tiempo a esta curiosa y gratuita carrera, en la que se suben seis kilómetros y medio, hasta coronar la cima y se desciende la misma distancia y por el mismo camino. El desnivel acumulado es de 1200 metros,  tal vez no sea lo mas apropiado para las lumbares meterse 600 metros de cuestas, lo que está claro es que el sofá también me hace daño físico y sobre todo anímico, a fin de cuentas si hay que caminar, se camina y si hay que parar se para.

4 abr. 2013

Lumbago: Eres tan cansino como molesto

Pues entre el obligado parón post-maratón, las molestias varias que del mismo derivaron, y como postre el “dichoso” lumbago, me he ido a la nada despreciable cifra de 45 días sin darle a la zapatilla (sin contar un par de paseos traileros). Por suerte, y gracias a las tormentosas sesiones de “sado-fisio”, los dolores se han convertido en molestias, parece que se vislumbra una lucecilla al final del túnel.
Mirando el lado positivo de las cosas, tampoco me quejo, peor hubiera sido que el parón me hubiera pillado en plena preparación del maratón, he llevado más o menos bien esto de estar parado, pues he aprovechado para dedicarle tiempo a todo lo que habitualmente no puedo. Aunque es cierto que últimamente las ganas por correr están "in crescendo",  Mapoma está a la vuelta de la esquina, y sois muchos los que los corréis y a los que estoy siguiendo desde hace tiempo. Mentiría si dijera que no me apetece correr el maratón de mi ciudad, es una auténtica fiesta que nadie quiere perderse, lo he disputado los cuatro últimos años y aunque está decidido no correrlo, no puedo evitar echar de menos todo esto, y supongo que a medida que se acerca el día, las ganas serán mayores.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...