SEGUIDORES

1 mar. 2011

Media maratón Fuencarral-2011

      Más vale tarde que nunca, ha transcurrido ya una semana desde que finalizó la media maratón de Fuencarral-el Pardo, primer test serio con vistas a la próxima maratón de Madrid, el mismo tiempo llevan mis pies sin calzarse las zapatillas. Desde que crucé la línea de meta, no he vuelto a dar dos pasos seguidos con un cierto ritmo de carrera. En principio y tras una primera exploración, y aunque no es seguro el diagnóstico, todo indica a una tendinopatía rotuliana. Traducido a “mi idioma”: diez días de reposo deportivo, frenazo en seco a la buena proyección que llevaba en los entrenamientos y desgraciadamente, a la espera de nuevos acontecimientos. Tal vez por ello, la ausencia de ganas y motivación, para escribir crónicas, diarios, ni nada que se le parezca.
     He aprovechado este tiempo para meditar y reflexionar, sobre la importancia, de los pequeños detalles cotidianos que hacen nuestra existencia más llevadera. Cuando no disponemos de la posibilidad de disfrutar haciendo lo que nos hace felices, cuando se nos priva de lo que realmente nos llena, es entonces y sólo entonces, cuando nos damos cuenta de lo elementales que pueden llegar a ser, y del valor de las cosas cuando nos faltan. La lectura positiva, una vez pasado el tiempo de quejas y lamentos, no es otra que la de apreciar más si cabe, este maravilloso deporte y esperar con anhelo el momento de poder volver a disfrutar de él.......

      El día de la carrera amaneció nublado aunque con temperatura agradable para la práctica de cualquier deporte al aire libre como sería el caso. Después de recoger a Miguel, hacemos lo propio con Mario y nos dirigimos hacia Fuencarral, llegamos pronto como de costumbre y aparcamos cerca del polideportivo desde el cual se efectuará la salida. Hemos sido previsores en cuanto al tiempo, con lo que decidimos tomar el habitual café matutino, mientras charlamos sobre cómo vamos a enfocar la carrera. Vuelta al coche para vestirnos y ultimar los detalles definitivos.
      Encuentro viejos conocidos, Ladhu, forero y una fiera en esto de las carreras, ha terminado una maratón hace quince días y ya está “al pie del cañón”, también a Carlos, me alegra mucho saludarlos y compartir unas breves palabras con ellos. Mientras calentamos por el tartán del polideportivo, saludo a klass, compañero de entrenos del Mapoma, (un buen tío donde los haya), nos deseamos suerte. También comparto saludos con Enrique y compañía. Y entre cortesías, charlas y risas, con unos y otros, nos llega la hora.
      Nos hemos situado muy adelante para mi gusto y para las pretensiones que llevo, no me gusta molestar a los corredores que vienen detrás y que con seguridad me adelantarán, pues de inicio no me gusta salir excesivamente rápido, prefiero recorrer los primeros kilómetros a un ritmo más tranquilo y a medida que va avanzando la carrera ir aumentando el mismo. La salida la efectuamos sin mayores problemas, tal y como me imaginaba el ritmo de comienzo es rápido, debido a las posiciones adelantadas que comentaba, los atletas de mí alrededor hacen que su ritmo acelere el nuestro. Miguel ha desaparecido entre la multitud con un sprint propio de un velocista, imposible seguir su ritmo, nos veremos en la meta, como de costumbre allí estará esperándonos pacientemente, es lo que tiene ser un buen atleta.
      Enseguida se estira la carrera y podemos correr tranquilamente, veo a Mario muy tranquilo y sin fatigarse, sin darnos cuenta y debido a la pendiente favorable de la calle Herrera Oria aceleramos el ritmo, aunque reservando fuerzas, sabedores de lo que nos espera más adelante.
      El kilómetro cinco lo pasamos en veintitrés minutos, llevamos un ritmo alto pero con la sensación que podríamos ir más rápido sin forzar mucho, el diez mil lo hacemos en cuarenta y cinco minutos, aflojamos un poco los dos siguientes kilómetros a la altura de los cuarteles para llegar al doce lo menos fatigados posible. Escuchamos comentarios de corredores del tipo: “empieza la carrera señores”, “apretar los dientes chicos”. Y, cierto es, pues justo al girar hacia la derecha aparece ante nosotros la primera de las cuestas que debemos afrontar, decidimos poner un ritmo algo más suave del que llevábamos e intentar que el mismo sea constante. Desde aquí hasta la meta tenemos por delante ocho kilómetros de constantes subidas y bajadas.
      A pesar del fuerte desnivel de la carretera, subimos relativamente cómodos, aprovechando las bajadas y los falsos llanos, para recuperar pulsaciones. En el kilómetro dieciocho noto que Mario se queda algo descolgado, aminoro ligeramente el ritmo y le animo a seguir, pero definitivamente se queda atrás, continuo la marcha y decido echar todas las fuerzas restantes en los dos últimos miles, saliéndome el parcial a 04:35, aunque con las pulsaciones disparadas, en torno a las ciento ochenta. En el último repecho observo a Félix, nuestro entrenador de Mapoma,  regalando aplausos y palabras de aliento. Finalmente entro en meta con un tiempo de una hora, cuarenta minutos y un puñado de segundos, esos segundos que nuca decimos aunque sean cincuenta y nueve. Mi garmin marca una distancia total de veintiún kilómetros con cuarenta metros, ritmo medio 04:46 y una frecuencia cardíaca de 160 pulsaciones por minuto.
      Estoy contento, por el tiempo conseguido, aunque lejos de mi mejor marca personal en media maratón, he bajado casi cinco minutos la marca con respecto a la misma carrera el año pasado. Satisfecho por haber dado todo en la segunda parte y dura del recorrido, pero con la sensación de haber podido dar más en la primera mitad. Y sobre todo por compartir casi todo el recorrido con Mario, un placer amigo. Unos minutos después le veo entrar, está contento por su carrera y por las buenas sensaciones que ha tenido. Allí nos espera como no podía ser de otra manera Miguel y sus compañeros de profesión. Bromeo con él sobre la posibilidad de que algún día sea yo, el que le espere en la línea de meta. También saludo a Gabriel, compañero de entrenos de Mapoma.

      En resumen, carrera magnífica por el disfrute del entorno y la buena compañía, por volver a saludar a viejos conocidos y por disfrutar nuevamente de una de las cosas que más me agrada.

12 comentarios:

  1. Con esas "medias", la próxima maratón vas a pulverizar tus registros. Vas a dejar el crono temblando, jejeje

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. jejeje hoy por hoy con estar en la línea de salida me doy por satisfecho. un saludo compañero.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena carrera campeón, pero un pequeño consejito si tú objetivo prioritario es la Maratón. Si vas a las carreras tomatelas como un entrenamiento, si terminas molido te resultará dificil entrenar con regularidad la semana post competición.
    Ahora toca recuperar esa pequeña lesión, intenta hacer algo de musculación de l aparte superior.

    Salu2 desde Rota

    ResponderEliminar
  4. gracias por el consejo david, lo tendre en cuenta, las competiciones pre-maraton las enfoco como entrenamientos, aunque es cierto que por ser una carrera y no un entreno, hacemos un esfuerzo extra. de todos modos en esta ocasión no fueron los ritmos si no las cuestas las que machacaron las piernas. gracias de nuevo y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un gran maratoniano como tu jamas tira la toalla. Lo dice alguien que te conoce bien. Espero que te recuperes lo antes posible para mapoma y si no es asi nos hacemos este año Valencia el 20Nov ¿que te parece? Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  6. Unyko: estas de muerte preparando una maraton y te haces una media en ese tiempo,estas de lujo,saludos

    ResponderEliminar
  7. Gracias miguelillo, cuenta con ello, este año pueda correr o no el Mapoma, nos hacemos el maraton de Valencia si o si. un abrazo.

    PD. una de dos: nos sobran retos o nos faltan dias para cumplirlos jejeje.

    Barroso gracias, no estoy tambien como quisiera, aunque los dos sabemos que, los que corremos, somos inconformistas y siempre queremos un poco mas. un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Muchos ánimos Úniko, cuando estas parado se pasa mal, pero piensa que pronto vas a ponerte de nuevo las zapas ¿nos veremos en la media de ciudad universitaria?

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias ladhu, ya lo creo que se pasa mal, mañana por fin tengo via libre por parte del fisio, para trotar 20 o 30 minutillos y aver que sensaciones tengo, cruzaré los dedos. La media maraton de la ciudad universitaria, la quiero hacer si o si, y por supuesto alli nos veremos, me la intentaré tomar en plan tranquilo, aunque siempre voy con esa intención y después me cuesta mantener los ritmos. En fin, muchas gracias compi.

    ResponderEliminar
  10. Bueno qué decirte, que espero que te recuperes pronto, seguro que llegas a Mapoma a tiempo.
    Un abrazo y arriba!!

    ResponderEliminar
  11. Paciencia, cabeza y constancia en tu tratamiento y verás como pronto estás quemando zapas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. He visto que te preparas para Mapoma y además tienes previsto grandes retos para este año... Y además retos importantes..!! Pues nada, a entrenar con regularidad y a reservar energías que lo que llega son palabras mayores..!! Mucha fuerza en el MAPOMA..!! Yo estuve el año pasado y sé perfectamente lo duro que es... Saludos..!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...