SEGUIDORES

31 mar. 2011

Media maraton Coslada 27-03-11

      Hoy ha tenido lugar mi último ensayo previo al Maratón de Madrid, veintiún kilómetros en la localidad de Coslada, carrera que desconocía por completo, pues nunca antes tuve la oportunidad de disputar, dicha prueba queda anotada en mi calendario para futuras ediciones, por los motivos que más adelante detallaré. Con esta prueba dan por concluidos los eventos programados por nuestro entrenador antes de la gran cita.
      Lo que hace unas semanas era negro, la pasada se tornó gris y después de dicha media maratón, mis perspectivas van cogiendo un color más blancuzco, color ideal para afrontar los deseados cuarenta y dos kilómetros con un mínimo de garantías. Y es que, encontrarse bien o menos bien, tener buenas o malas sensaciones, hace que tus pensamientos y con ellos tus pretensiones, cambien de un día para otro de una manera radical. Hasta tal punto que después de un mal día, te plantees la idea de no estar en condiciones de disputar el maratón y por el contrario un día con buenas sensaciones no solo tienes da la certeza de acabarlo, si no, que además intuyes la posibilidad de lograr un buen registro. Pienso que es inevitable dejarse llevar por los sentimientos y emociones experimentados en determinados momentos, una vez analizada la situación de manera menos visceral y con unas buenas dosis de cordura, llego a la siguiente conclusión:......

      Antes de dar comienzo los entrenamientos específicos para el maratón, allá por el mes de Enero, considero que partía con una buena base, sin haber realizado entrenamientos de calidad, si acumulaba una buena carga de kilómetros y sobre todo y más importante sin haber sufrido ningún tipo de lesión más o menos grave.
      Y aunque en ediciones anteriores, no afronté el maratón con dudas por no haber entrenado lo suficiente, en esta ocasión, creo que debo, con el debido respeto a la distancia, cuanto menos intentar acabarlo, sin más pretensión que la de finalizar la prueba, sin tiempos de por medio, que me obliguen a intentar esta o aquella marca. Soy consciente que el mes que quedó en el limbo debido a la lesión, no podré recuperarlo, y que el estado de forma que nuevamente están adquiriendo mis piernas, no llegará por falta de tiempo a ser la más idónea, pero algo dentro, me dice que si no lo intento, la satisfacción para conmigo mismo no será la que mi conciencia me indica. Por suerte, nunca antes, abandoné una carrera y sé que hacerlo en el maratón, si es que ocurre, supondrá un contratiempo, una pequeña frustración, pero ese pequeño fracaso, siempre será menor que no haberlo intentado.
      Por todo ello, siempre y cuando no haya una recaída de última hora, a día de hoy estoy decidido a intentar terminar mi cuarta maratón. El reto cuando empecé los entrenamientos era finalizar por debajo de las tres horas y treinta minutos, ahora mi desafío simplemente será terminarlo, estando convencido que mi satisfacción, si finalmente lo consigo, será la misma que si hubiera conseguido la meta estando debidamente entrenado.
      La carrera en sí, ha transcurrido, bajo un magnífico día primaveral, con temperaturas algo “frescas” a primera hora, y más agradables a medida que ha ido levantando el mismo. Me ha extrañado la poca masificación, típica en carreras de este tipo, teniendo en cuenta el fácil acceso, el amplio aparcamiento, la rápida recogida de chip y dorsal dentro del polideportivo, con las instalaciones del mismo a disposición de todos los corredores. Además de ello, servicio de guardarropa, de fisioterapia, aseos, duchas, corredores con globos que marcarían los tiempos durante la carrera y lo más importante, la cantidad de voluntarios, que a pesar de las horas tempranas, hicieron gala de un semblante y un buen hacer digno de elogio, sin olvidarnos del módico precio de la carrera, siendo éste de los más económicos que últimamente venimos soportando. Desde este humilde blog, mis gracias y mi enhorabuena a todos ellos y a la organización de la carrera.
     Una vez recogidos los mencionados chip y dorsal, me reencuentro con Klass, Emilio, Carlos y Alberto, foreros todos ellos y buenos compañeros, pues ya son algunos los kilómetros que hemos compartido, departimos amigablemente mientras nos tomamos el café como de costumbre (gracias Paco, te debo uno) y decidimos que ha llegado la hora de los preparativos y del calentamiento pre-carrera.

 

  
    Cuantas más carreras voy disputando, mayor es el convencimiento, de que éstas no serían lo mismo, sin estos momentos de camaradería, de disfrute entre amigos, unidos a los de después en los que nos contamos como ha ido todo. Mientras efectuamos los calentamientos, correteando por los aledaños, saludo a más foreros, Retamalejo, amadablan, nos hacemos unas fotos y  finalmente nos ubicamos entre la multitud. En esta ocasión decido no situarme tan adelante y asegurarme así no forzar mi ritmo más de la cuenta, mi intención para hoy es hacer de la carrera un entrenamiento, disfrutar de la misma cuanto pueda y sobre todo no tener ningún tipo de recaída.
      Los primeros kilómetros los hacemos tranquilos, entre charlas y risas: Paco, Alberto, Emilio (corre, habla, hace fotos, todo simultáneamente y parece no cansarse), y el que escribe, vamos en torno a los cinco minutos por kilómetro, pasado el cinco apretamos sin darnos cuenta con parciales de 4:30.

        Y es aquí donde Klass, me comenta que siente una molestia en el aductor, decide pararse y yo con él, andamos unos metros, volvemos a parar, realiza estiramientos para ver si con ellos remite el dolor, antes de comentarme como se siente, veo en su rostro la expresión de: “imposible continuar”, trotamos muy despacio para probar, pero definitivamente no puede proseguir, con lo que decidimos seguir caminando hasta el polideportivo, éste se encuentra aproximadamente un kilómetro de distancia. Si tuviera que explicar el significado de la palabra frustración, sería la expresión que klass tiene ahora mismo en su cara, está enfadado y en cierto modo le entiendo, intento alentarle con palabras de ánimo, intuyo que no es ésta carrera la que realmente le importa y preocupa, más bien el desanimo viene por si se habrá ido al traste la preparación y si la lesión será algo tan serio como para no poder disputar el maratón.
      Somos superados por multitud de corredores, que al vernos caminar se interesan por nosotros, poco después nos rebasa un grupo con el globo que marca la hora y cincuenta, a continuación el de las dos horas, corre una ligera brisa, debido al sudor, empiezo a notar frio en el pecho, cambiamos impresiones instándome a proseguir la marcha. Finalmente, nos deseamos suerte con un fuerte apretón de manos y reanudo la marcha. Mientras corro, pienso en la desazón del compañero que se ha quedado atrás, en la impotencia que sientes cuando no puedes continuar, espero que no sea nada grave. Siento los músculos de mis piernas algo agarrotados, y con dolor, pero ¿qué mejor manera de entrar en calor que corriendo?.

      De manera progresiva voy aumentando el ritmo y superando los corredores que anteriormente pasaron ante mí. Hay un dicho que circula entre los corredores, que dice que la carretera pone a cada uno en su sitio, normalmente pasados unos kilómetros todos y cada uno de nosotros vamos al ritmo que mejor se adapta a nuestras posibilidades, con lo que los adelantamientos no suelen ser muy frecuentes, unas veces superas a compañeros, otras son ellos los que te superan a ti, pero por norma general cuando llevamos unos kilómetros recorridos se van formando pequeño grupos y poca o nada, es la diferencia en cuanto a tiempo o distancia, que nos separan a unos de otros. En esta ocasión experimenté una nueva sensación, la de rebasar a muchos corredores hasta pasado el kilómetro dieciocho, en ese punto recuperé, la que intuyo, sería a la postre mi posición para esta carrera, pues a partir de aquí hasta la meta, los adelantamientos fueron más bien escasos.

      En el transcurso de esta distancia alcanzo el grupo con el globo de las dos horas, allí va Carlos, encabezando el mismo, cambiamos unas palabras, recordando carreras pasadas, me despido de él y sigo adelante, a continuación doy alcance al de la hora y cincuenta minutos, como comente anteriormente, la sensación de adelantar constantemente corredores me hace sentir fuerte, con mucho ánimo, pero tengo presente en mi cabeza el plan que tenía previsto para hoy, con lo que no aumento el ritmo. Debido a los constantes “toboganes” obtengo parciales entre 4:20 y 4:50. En el último kilómetro, hago un esfuerzo extra y echo en él las fuerzas restantes.

      Finalmente y según mi gps, el tiempo total ha sido, una hora con cuarenta y siete minutos, una distancia total de veintiún kilómetros con trescientos metros y una frecuencia cardíaca media de 163 pulsaciones por minuto.
      Al llegar a meta, me sorprende una enorme barbacoa, que la organización tenía preparada para todos, con bebidas isotónicas, agua, fruta, barras energéticas, camiseta de recuerdo y en definitiva un trato exquisito por parte de todos ellos.
      Como balance final de la prueba: Excelente carrera, buenas sensaciones en general, ausencia de dolores, contento por encontrarme fuerte en las cuestas pero apesadumbrado por la lesión de un compañero, al cual le deseo una pronta recuperación.
Fotos, cortesía de Klass-Martina y Emilio, Muchas gracias a todos.

9 comentarios:

  1. Me alegra verte contento y con buenas sensaciones.Esta carrera con cuestas es un ensayo general estupendo para tu cuarta maratón. Animo que ya hay que ir descargando kms.

    ResponderEliminar
  2. La mejor forma de saber lo que pasó por mi cabeza en esos momentos se describe en tu crónica de la carrera. Gracias por tu apoyo y por ser tan buena gente. Espero poder seguir invitándote a café muchos años, amigo. Y felicidades por tu carrera, nos vemos el domingo.

    ResponderEliminar
  3. Buen sabor de boca siendo la última prueba de cara al 17-A. Espero coincidir y así conocernos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por la carrera y por esa labor con Klass, eso es digno de elogiar. A mí esta carrera me parece el mejor test para el MAPOMA, nunca me explicaré la baja participación. Bueno conozco varias razones, pero ese es otro tema. Yo sería de los pocos espectadores que había, ya que no estoy en el dique seco por las lesiones, pues que menos que animar un poco. Nada lo dicho, felicidades ya sólo queda el MAPOMA (que no es poco)

    ResponderEliminar
  5. Hola Unyko. Te voy a seguir atentamente para comprobar esa evolución carreril.

    Un cordial saludo y mi enhorabuena por adelantado para esa maratón.

    Jaal

    ResponderEliminar
  6. Nuenas sensaciones para afrontar el MAPOMA.

    Mucha suerte este domingo.

    ResponderEliminar
  7. Caigo por aquí por primera vez, encantado!
    Mucha suerte mañana.

    Salu2-G

    ResponderEliminar
  8. APROQUIUS
    ...creo saber del valorar el tesón y la lucha en el deporte por conseguir ser el mejor, pero mi mayor admiración es para aquellos, que como tu, en cada carrera tratan de batir su propio record, competir contra uno mismo sin esperar otra recompensa, es para mí lo mas noble, y además, la recompensa moral de antemano ya la tienes ganada, y esa recompensa que te llena de y nos llena orgullo, es el mejor estímulo para lograr el triunfo que mereces que y en cada carrera tu mismo te otorgas. Adelante, tu mejor premio sin duda ya lo logras en cada la salida.

    ResponderEliminar
  9. muchas gracias por tus palabras, las seguiré teniendo en cuenta para el futuro. un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...